Hotel buchen

Hinweis

Pro 2 Erwachsene im Doppelzimmer kann jeweils nur 1 Kind bis 12 Jahre (inkl.) kostenlos übernachten.

Hinweis

Sie haben mehr Zimmer als Personen ausgewählt.
Bitte passen Sie Ihre Auswahl an.

HISTORIA Y TRADICIÓN

625 años relacionándonos con personas y viajeros de muy diversas culturas. Una breve eternidad en la primera plaza del casco histórico de Innsbruck. Fieles a la tradición, este hotel mantiene su gestión familiar y cuenta con personal que trabaja con nosotros desde hace décadas. Esta "sensación de bienestar" estimula nuestro trabajo y la hospitalidad se palpa, siendo una expresión visible del aprecio que sentimos hacia nuestros huéspedes, que vuelven a alojarse en nuestro hotel por la calidez del servicio recibido. Agradecemos su interés por nuestra historia y esperamos poder charlar personalmente con usted sobre ella la próxima vez que nos visite.

Un cordial saludo de la familia Hackl y del equipo del Adler.

El hotel Goldener Adler está situado en el casco histórico de Innsbruck y es uno de los hoteles más antiguos y con más historia de Europa. Durante la Edad Media se viajaba solo de día, por la noche los viajeros y los caballos necesitaban encontrar un refugio seguro. Las distancias diarias que recorrían tanto las carretas y los carruajes como los viajeros a pie eran de entre 20 y 40 kilómetros. Por ello surgieron numerosas hospederías, entre ellas el Goldener Adler en Innsbruck, en los asentamientos más importantes, sobre todo en las ciudades. Desde su fundación en 1390, nuestro hotel acogió a innumerables cocheros y comerciantes que buscaban descanso y albergue durante sus viajes entre Italia y Alemania. No es casualidad que a lo largo de los siglos esta posada de Innsbruck haya sido visitada por más personalidades importantes que cualquier otra posada de la antigua ruta de comunicación. El Goldener Adler ya era conocido en la época del emperador Maximiliano I. Se dice que el emperador Carlos V, quien afirmaba que el sol no se ponía en su imperio, paró aquí para reponer fuerzas el 6 de abril de 1552 durante su huida a caballo a través del Tirol. El gran acontecimiento que se describe a continuación está documentado por escrito: una de las "comidas más principescas" de esta posada se celebró en febrero de 1573, cuando el archiduque Fernando II de Tirol, esposo de la hermosa Philippine Welser, organizó un gran concurso de tiro. El propietario del Goldener Adler en aquella época recibió 1800 florines por alojar al "gran séquito" compuesto por 416 personas y 580 caballos. Al parecer, dicho importe incluía también el hospedaje fuera de la posada de la enorme comitiva que acompañaba a los invitados foráneos.

En 1689 la familia Niederkircher adquirió la posada y mantuvo su propiedad durante 6 generaciones. En esa época tuvo lugar la visita del emperador José II. Mientras realizaba un largo viaje, a su regreso de París, donde había visitado a su hermana María Antonieta, entró en Innsbruck por la antigua puerta de acceso el 29 de julio de 1777. Se hospedó en el Goldener Adler bajo el nombre de Conde Falkenstein y cautivó a los habitantes de Innsbruck con su gran afabilidad. Su retrato contempla a las siguientes generaciones de huéspedes desde la pared del "Salón del emperador José". El Goldener Adler era tan conocido que en enero de 1773 Leopold Mozart reservó desde Milán una habitación para él y su famoso hijo Wolfgang. También el príncipe poeta Johann Wolfgang von Goethe realizó dos visitas a esta casa. Goethe visitó el Goldener Adler por primera vez el 8 de septiembre de 1786, cuando detuvo para almorzar durante su primer viaje a Italia, y charló con el joven hijo del posadero, en quien reconoció a "la encarnación de Söller", personaje de una de sus obras. Este encuentro está reflejado en una pintura al óleo que se encuentra en la entrada del hotel. Cuatro años más tarde Goethe se alojó en el Goldener Adler durante dos días en compañía de la duquesa Amalie de Sajonia-Weimar. El "Salón Goethe" se convirtió más tarde en el lugar de encuentro de poetas, pintores y músicos de Tirol. El Goldener Adler desempeñó asimismo un papel importante en las guerras de independencia del Tirol en el año 1809. Aquí vivió el héroe popular Andreas Hofer después de su primera victoria sobre las tropas napoleónicas. El 15 de agosto de 1809, el luchador por la libertad pronunció un discurso dirigido a sus queridos vecinos de Innsbruck “Sprugger”: “No os abandonaré, tan cierto como que mi nombre es Andreas Hofer. Me habéis escuchado, me habéis visto, ¡que Dios os proteja!“ Dos placas conmemorativas recuerdan este acontecimiento: la placa en el lado oeste de la casa conmemora el evento descrito; la placa situada en el lado oriental proviene de la posada Steinbock en Steinach am Brenner, donde Andreas Hofer se alojaba a menudo durante los combates y en la que el 2 de noviembre decidió declarar su rendición. Tras los conflictos de la era de las guerras napoleónicas, la posada Goldener Adler vivió una época de tranquilidad. El rey Luis I de Baviera se alojó en el hotel en varias ocasiones. En 1828 pernoctó aquí el mago del violín Pagagnini, quien incluso garabateó su nombre en el cristal de una ventana de su habitación. En 1856, el periódico Innsbrucker Zeitung informó que "la posada local "Goldener Adler" había sido vendida por su antiguo dueño, Penz, al Sr. Johann Botzenhardt. Este mismo periódico rememoraba el 4 de junio de 1890 la visita de Goethe: "Mañana se celebrarán 100 años desde que Goethe llegó aquí acompañado por la duquesa Anna Amalia, el chambelán de Einsiedel y la dama de compañía Thusnelda de Göchhausen en su viaje de regreso desde Venecia y a través del paso Brennero, y se alojó en el Goldener Adler, donde sus señorías se hospedaron durante dos días en las habitaciones del segundo piso." El 16 de junio de 1903 el periódico de la ciudad publicó el anuncio de venta del Goldener Adler "a mi sobrino Johann Hakl". Este anuncio incluía asimismo una fotografía. Bajo su dirección (a menudo mencionado solo como Hakl en los archivos), también el Archiduque Eugene se alojó en el Goldener Adler. Todavía hoy cuelga en el bar del restaurante un testimonio de aquella época: una carta del archiduque Eugene al Goldener Adler. En el mismo año, bajo la dirección de Hakl, en el primer piso se construyó el Salón Goethe, el antiguo restaurante. En abril de 1910, el periódico Innsbrucker Zeitung publicó: "Según nos informan, en el hotel "Goldener Adler" se puede ver un magnífico crucifijo, que, al parecer, fue tallado por el artista de Nuremberg Albrecht Dürer en el período entre 1520 y 1528, y está valorado en 66.000 coronas" Los Hakl fueron auténticos amantes del arte, mecenas y coleccionistas. Como propietario del Goldener Adler, Johann Hakl compró por 21 millones de coronas - justo antes de que la inflación alcanzara su punto álgido - el"Riesenrundgemälde" (lienzo circular panorámico gigante) así como la rotonda donde se expone. Un año después invirtió mucho dinero en renovarla y en un anexo para combinar el uso del "Panorama" (rotonda) con un restaurante. "Gracias a este hombre patriótico y amante del arte, que no escatimó esfuerzos ni sacrificios para recuperar las obras de arte autóctonas de su patria, se ha podido conservar el lienzo circular en el Tirol y en la capital del estado". (Josef Hirn). El Panorama se reabrió el 17 de agosto de 1924 y, hasta su traslado a Bergisel, se contabilizaron más de 200.000 visitas anuales. En 1927, el Goldener Adler fue adquirido por la familia Cammerlander, que lo gestionó durante varias generaciones. En los años 1957 y 1964, durante los trabajos de renovación, se redescubrieron los frescos de la fachada gótica tardía. En 1990, con motivo del 600 aniversario del Goldener Adler, el hotel se modernizó respetando, como no podía ser de otra manera, su carácter tradicional. En 2004 la familia Hackl se convirtió en propietaria del establecimiento, y desde entonces lo ha dirigido con gran dedicación y sincera hospitalidad. Personalidades y artistas cuya biografía se relaciona con el hotel Goldener Adler de Innsbruck: 1573 Archiduque Fernando II de Tirol, consorte de la hermosa Philippine Welser, quien convocó en la posada Goldener Adler a sus invitados tras un gran concurso de tiro. 1790 Goethe y un grupo de viajeros que acompañaban a la duquesa madre Amalia se hospedaron en el Goldener Adler; Goethe ya había visitado antes la casa en 1786 cuando hizo una pausa para comer durante un viaje a Italia. En 1799 y 1803 el escritor alemán Friedrich von Matthisson se alojó en el Goldener Adler. Se familiarizó con Tirol durante su trabajo como guía de la princesa Luise de Anhalt-Dessau. En octubre de 1804, el escritor August von Kotzebue y su tercera esposa pasaron unos días en el Goldener Adler durante su luna de miel.

PERSONALIDADES Y ARTISTAS CUYA BIOGRAFÍA SE RELACIONA CON EL HOTEL GOLDENER ADLER DE INNSBRUCK:


1828 Heinrich Heine se hospedó en el Hotel Goldener Adler durante unos días en agosto.
1904 El Archiduque Eugenio de Austria visita Tirol y se aloja en la primera casa de la plaza. Invitados ilustres de la historia moderna (según consta en la placa situada a la entrada del hotel):
1958 Maria Augusta Trapp
1969 Dr. Otto von Habsburg
1952 Albert Camus
1972 Jean Paul Sartre
1976 Leopoldo III, rey de Bélgica
1976 Príncipe heredero Harald de Noruega
1976 Princesa Sonia de Noruega
1978 Reina Juliana de los Países Bajos
1984 Reina Silvia de Suecia

Fuentes: Wikipedia Klein, Hugo: "Alt-Innsbrucker Gaststätten" (Restaurantes del casco histórico de Innsbruck). "Historische Plaudereien" (Conversaciones históricas) de Hugo Klein. Innsbruck: Wagner 1962 (Schlern-Schriften, 222). Walder-Gottsbacher, Peter: "Vom Wirtshaus zum Grand-Hotel: Ein Spaziergang zu Innsbrucks historischen Gaststätten" (De la posada al gran hotel: un paseo por las posadas históricas de Innsbruck). Innsbruck; Viena [entre otros]: StudienVerlag 2002 (Veröffentlichungen des Innsbrucker Stadtarchivs; N.F., 28) (Publicaciones del archivo de la ciudad de Innsbruck; N.F., 28). Weingartner, Josef: "Berühmte Tiroler Wirtshäuser und Wirtsfamilien" (Posadas y familias posaderas famosas del Tirol). Innsbruck: Wagner 1956 (Schlern-Schriften, 159). Forschungsinstitut Brenner Archiv Homepage Hotel Fahrner Homepage Anton Prock (Archivo del Instituo de Investigación Brenner, página del Hotel Fahrner, página Anton Prock)
BEST WESTERN PLUS Hotel
Restaurante Goldener Adler
Herzog-Friedrich-Strasse 6
6020 Innsbruck, Austria
Tel.: +43 512 57 11 11 0
Tel.: +43 512 58 44 09
office@goldeneradler.com

Horario de apertura del hotel
Lunes a domingo, 00:00 - 24:00 horas

Horario de apertura del restaurante
Lunes a domingo, 11:30 - 22:30 horas